Impactos ambientales que provocaría

jueves, 19 de agosto de 2010

La energía hidráulica es una energía renovable que no es considerada como energía limpia (salvo la minihidráulica) debido, fundamentalmente, al impacto ambiental provocado por la construcción de presas para el almacenamiento de agua.

De acuerdo con la IHA (International Hydropower Association), existen nueve aspectos clave que hay que tener en cuenta para mantener el potencial hidroeléctrico con un desarrollo sostenible en materia medioambiental:

1. Calidad del agua

La construcción de presas y el estancamiento del agua puede alterar la calidad del agua desde el punto de embalse hasta la desembocadura del río. Los principales riesgos son la reducción del oxígeno en agua, cambios en la temperatura, estratificación de los sedimentos y mayor proliferación de enfermedades.



2. Erosión y transporte de sedimentos

La creación de un embalse provoca cambios en el transporte de sedimentos del río, ya que la sedimentación se produce de manera más acusada en el agua estancada. De esa forma, el curso del mismo, a partir del embalse, se ve privado de parte de la materia en suspensión que arrastra la corriente. A largo plazo, este fenómeno puede derivar en cambios geomorfológicos, asociados con el proceso de erosión, que puede llegar a cambiar la forma del río.

3. Hidrología y flujos medioambientales del río

De manera global, las represas provocan cambios en la hidrolología y el entorno del río, afectando de manera global a la biodiversidad. Este hecho afecta no solo a la fauna, sino también a las actividades humanas que se desarrollan en el río.

4. Especies endémicas y en peligro de extinción

La construcción de una presa puede poner en serio riesgo a especies amenazadas o únicas, debido a los cambios del hábitat natural, ya sea durante los trabajos de construcción o debido al estancamiento del agua. Río abajo, como ya hemos comentado, también se producen alteraciones que pueden provocar daños. Además, pueden producirse mezclas bruscas de especies en caso de que se lleven a cabo trasvases entre diferentes cuencas, alterando el equilibrio de la fauna.

5. Paso de especies

Muchas especies recorren el río a lo largo de su ciclo de vida en uno o ambos sentidos. En muchos lugares, la migración de peces (como el salmón) es un acontecimiento anual, que se ve seriamente dificultado por las presas. Esta migración resulta de importancia vital para mantener las poblaciones de varias especies, y suponen, a menudo, suculentos recursos económicos para las poblaciones locales.



6. Plagas animales y vegetales en los embalses

En algunos casos, los embalses, a largo plazo, provocan problemas medioambientales debido a la introducción a de especies exóticas o no adaptadas al hábitat. Los cambios en las condiciones del agua pueden facilitar la colonización de especies ajenas al entorno, creando plagas. Estos cambios pueden afectar incluso a la generación de electricidad (cegando conducciónes, por ejemplo) y al uso del agua corriente abajo, debido a la alteración de la calidad.

7. Aspectos sanitarios

Los cambios producidos en el entorno por la construcción de presas pueden afectar a la salud pública, influyendo en la transmisión de enfermedades o el consumo de alimentos contaminados (por ejemplo, pescado con altos niveles de mercurio).

8. Actividades de construcción

Las actividades de construcción provocan alteraciones en el medio acuático y terrestre. Además, y cuando la construcción se realiza cerca de asentamientos de población, se deberá tener en cuenta la contaminación acústica y los problemas derivados de la generación de polvo.

9. Sistemas de gestión medioambiental

Es muy recomendable que cada actuación hidroeléctrica incorpore un sistema de auditoría medioambiental específicamente diseñado y adaptado a su entorno.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada